Si eres un amante de las carreras de alta velocidad, conocer los bólidos que han triunfado en las principales pistas fundamental para ti. Existen automóviles que, aunque hayan salido de existencia o no sean muy reconocidos, se han quedado en nuestras memorias y en nuestros corazones. Uno que siempre debes recordar es el McLaren F1 GTR, un auto que no pasa de moda y que todos los amantes del mundo del motor quisiéramos tener. ¿A quién no le gustaría lucir con orgullo esta hermosa prenda de la ingeniería automotriz?

Historia

Cuando hablamos de McLaren F1, evocamos de inmediato a un coche de leyenda, exclusivo y veloz; un guepardo en cuanto a velocidad y ferocidad. Su creador, el ingenioso diseñador británico Gordon Murray, realizó sus trazos basándose en su amor por el viento y la ergonomía. Su boceto le cautivó tanto que quiso llevarlo a un nivel superior y mostró su creación a sus superiores.

Ron Dennis, en ese entonces director de la compañía, quedó maravillado con el diseño de Murray, y pronto dio luz verde para la fabricación de ese excepcional auto. Sin embargo, habría limitaciones y el presupuesto sería reducido.

Luego de una odisea para encontrar el motor, se discutió sobre los materiales que formarían el chasis del automóvil. El diseñador siguió los principios básicos de la ergonomía y optó por utilizar materiales poco comunes, tales como la fibra de carbono, titanio, magnesio y Kevlar. El resultado fue una estructura ligera y dinámica, muy resistente a la torsión y al desgaste.

La propuesta final fue algo genial: un pequeño pero poderoso F1 que aceleraba de 0 a 100 Km/h en 3,2 sg. Una bestia de la pista, una máquina hecha más para los pilotos que para los conductores, pues no contaba con ayudas de conducción en medio de tanto poder.

Con estas cualidades, era cuestión de tiempo que el F1 diera el salto a las carreras de alta velocidad. Ahora, conocerás cómo se comportó este vehículo en las competiciones.

F1 GTR en las carreras

Como pudiste darte cuenta, el McLaren F1 no fue concebido en un principio para las carreras; sin embargo, el resultado fue espectacular y, además, el vehículo contaba con todas las condiciones para desempeñarse en las competencias.

Se emplearon 28 unidades de las 100 totales fabricadas para la competencia. A estas existencias se les adicionó la denominación GTR y, con este modelo, la escudería McLaren se hizo presente en dos competencias de máximo nivel: la FIA GT y el Gran Turismo Japonés.

Su mejor desempeño se vio reflejado en los resultados de su primera participación en las 24 Horas de Le Mans en 1995, donde cuatro GTR se ubicaron entre los cinco primeros lugares.

Un icono en las 24 Horas de Le Mans

Este gran evento está clasificado dentro las más prestigiosas carreras de alta resistencia y se corre una vez al año durante el mes de junio. La carrera es organizada por el Automobile Club de I’Ouest (ACO) y ha otorgado puntuación para el Campeonato Mundial de Resistencia entre 1950 y 1990 y, posteriormente, a partir de 2010.

Han pasado más de 25 años desde la gesta de la escudería inglesa en las tierras galas. Muchos aficionados aún evocan con emoción los hechos ocurridos en el Circuito de la Sarthe en 1998.

Era la primera vez que McLaren participaba en una gran carrera y lograba coronarse con el campeonato de las 24 Horas de Le Mans. El F1 se había convertido en un coche insignia para la industria inglesa, pues en las calles, los diferentes bólidos (que habían sido acondicionados según la exigencia de los clientes) despertaban la admiración de todos los presentes. A partir de entonces, también sería recordado por coronarse campeón de esta importante competencia deportiva.

Cabe mencionar que el F1 ni siquiera era un favorito en los instantes previos a la carrera. Sin embargo, el poderoso bólido inglés les sacó partido a las condiciones húmedas que se dieron aquel fin de semana y puso a J. J. Letho, Yannick Dalmas y Masanori en posición para discutir la victoria.

Fue Letho quien se hizo con la victoria, después de dar un espectáculo nocturno de aquellos que son recordados por años. El piloto finlandés no se amilanó ante la noche y mucho menos ante la lluvia. Llevó al poderoso F1 a la línea de meta en primer lugar.

Estas hazañas hicieron del F1 uno de los bólidos más recordados de la historia en las competencias de motor. Los fanáticos lo recuerdan como un famoso animal que devoraba la pista, una fiera sigilosa que supo manejar un bajo perfil ante sus adversarios para después llevarse la victoria.

Aún hoy en día, hay muchos fanáticos que quieren hacerse con una de estas imponentes y exclusivas máquinas, sin embargo, son muy pocos los que han tenido ese placer. Ya imaginarás el porqué. Es un producto único de la escudería inglesa. El McLaren F1 GTR es un trofeo que vale miles de dólares. Eso sí, en nuestra memoria siempre lo podremos encontrar gratis.

TE PUEDE INTERESAR:  Audi Quattro: Un vehículo de carreras icónico que debes adquirir