Vive un fin de semana muy especial con tu familia en Guatavita. Disfruta de la naturaleza, la paz y tranquilidad que este lugar con aires de la época colonial tiene para ofrecerte. Aléjate del caos de la capital y recarga tus energías en este paraíso a menos de dos horas de Bogotá en auto. Deja que el misticismo de la leyenda de El Dorado te cautive.

¿Cómo llegar en auto?

Tienes dos opciones para llegar a este lugar mágico desde Bogotá. La primera es tomar la Autopista Norte con rumbo a Tunja. Son alrededor de 73 km de distancia y, a pesar del tráfico que podrías encontrar, te tomará 1,5 horas llegar. A la altura del puente de La Playa, toma la salida hacia Sesquilé y, al pasar por este pueblo, continúa en dirección hacia tu destino.

La segunda opción es la vía de La Calera, ya sea que tomes la Carrera Séptima o la avenida Circunvalar para encontrar la salida hacia La Calera. Son aproximadamente 62 km de distancia y cerca de 1,25 horas. En esta ruta, encontrarás el municipio de Guasca y desde allí continuarás hasta tu destino disfrutando del paisaje de la sabana.

Un poco de historia

En la época precolombina, las divisiones político-administrativas estaban repartidas en clanes. El segundo en importancia después del clan de Bacatá fue precisamente el clan de Guatavita, ya que era la capital religiosa del Zipazgo y donde se llevaban a cabo las ceremonias en la laguna de Guatavita que dieron origen a la leyenda de “El Dorado“. Su pueblo se dedicaba principalmente a la orfebrería y eran los artesanos más codiciados de la cultura muisca.

El pueblo de Guatavita se fundó en 1593, pero su cabecera municipal se reubicó al sitio actual, debido a una inundación del río Bogotá en el año 1967.

3 lugares que debes visitar

De seguro, este es uno de los destinos que más disfrutarás, pues es considerado uno de los pueblos más bellos de Colombia. A continuación, te recomendamos varios puntos de interés para que disfrutes en familia tu estancia al máximo.

TE PUEDE INTERESAR:  Conoce la mejor ruta para visitar el municipio de Jericó, Antioquia

Laguna de Guatavita

Quizá el destino más reconocido y que alberga una de las leyendas más populares de la cultura colombiana, la leyenda de El Dorado. Si bien la laguna está en el pueblo vecino de Sesquilé, podrás comenzar tu recorrido por este sitio icónico, disfrutar de una caminata ecoturística, apreciar uno de los paisajes más encantadores de la región y dejarte seducir por el color azul turquesa del agua. Debes acceder a la laguna con la ayuda de un guía, quien durante el recorrido por los senderos te hablará acerca de los orígenes y el encanto de esta zona.

Museo y Café Guatavita

Continúa el recorrido, esta vez caminando por las calles empedradas del pueblo. La arquitectura colonial del lugar es mágica y te trasladará a otra época. Además de mirar las pinturas y esculturas, podrás disfrutar de un excelente café.

Embalse de Tominé

Que mejor final que disfrutar de un paseo en lancha por este cuerpo de agua de 18 km de longitud. Apreciar un atardecer desde allí es una de las experiencias más bonitas de todo el recorrido.

Debes deleitarte y probar lo mejor de la gastronomía y platillos que esta región ofrece, como son la trucha al ajillo, la chicha de maíz, la mazamorra, la carne a la parrilla, un agua de panela con queso y sus exquisitos postres.

Guatavita es un destino que aguarda por ti y los tuyos, para llenaros de grandes momentos en familia. Recorre Colombia en coche de forma segura y aporta a que estos paraísos coloniales se mantengan en el tiempo.