En muchas ocasiones, el cambio de llantas es algo nos inquieta como conductores amantes de nuestro vehículo, pues no sabemos con exactitud cuándo hacer un cambio. Debido a esta incertidumbre, nos arriesgamos a perder dinero si hacemos el cambio demasiado pronto, o nos arriesgamos a quedar pinchados en cualquier instante por el mal estado de nuestros neumáticos.

El tiempo que dura una llanta depende de muchos factores, por ejemplo del uso y la marca del neumático, entonces es imposible dar unas pautas que sean exactas e indiquen cuándo se debe cambiar. Sin embargo, existen señales inequívocas de desgaste, a las cuales debemos prestar atención. Si quieres conocer un poco más acerca del momento de cambiar tu llanta, los siguientes consejos te serán de utilidad.

1. Revisa el índice desgaste

La mayoría de neumáticos muestra en sus costados laterales un índice de deterioro, el cual nos sirve como referencia para conocer el estado actual de nuestra llanta. En caso de que el desgaste esté alcanzando la pequeña barra interior, la vida útil de nuestro neumático está por cumplirse y tendremos que reemplazarlo en un corto lapso de tiempo.

De igual manera, otra técnica que toma como base esta línea de desgaste, nos recomienda tomar márgenes con un instrumento de medición (regla, escuadra), con el fin de determinar el estado actual de nuestros neumáticos. Si nuestro margen está entre 4 y 7 milímetros, significa que la llanta está en buenas condiciones. Por otro lado, si está entre 2 y 4 milímetros, la llanta tiene un estado regular y, por último, si la medición nos da como resultado 2 milímetros o menos, debemos hacer un cambio inmediato.

2. Desgaste del labrado

Otra manera de determinar si el periodo de uso de nuestros neumáticos ha llegado a su fin, será determinar el desgaste el labrado al revisar la profundidad de las estrías de agarre. Para esto te recomendamos conseguir una moneda de 500 pesos de las antiguas e introducirla entre las ranuras de la banda de rodamiento.

TE PUEDE INTERESAR:  La emblemática carrera Targa Florio

Si las ranuras sobrepasan la parte plateada y llegan a la dorada, significa que tus llantas se encuentran en buen estado y podrás seguirlas utilizando por algún tiempo. No obstante, si por el contrario las ranuras apenas cubren la parte plateada, significa que esta llanta se encuentra en el mínimo establecido por la ley y no es seguro que transites con ella.

3. Abultamientos en las partes laterales

Si nuestro neumático presenta bultos laterales, esto indicará que tiene uno o más puntos débiles en su superficie, por lo tanto, cualquier golpe o impacto podría redundar en un pinchazo, ocasionándote pérdidas de tiempo y dinero. Por ello te recomendamos revisar con periodicidad las paredes laterales de tu llanta y, en caso de que se presenten estas malformaciones, será necesario que consideres cambiarla.

4. Pérdidas de presión en los neumáticos

Durante aproximadamente cada mes de rodamiento en condiciones normales, nuestros neumáticos pierden una libra por pulgada cuadrada de aire. Sin embargo, en ocasiones estas pérdidas se hacen mucho más frecuentes, lo cual te lleva a revisar la presión con regularidad. Esto puede ser una señal de que tus neumáticos poseen algún tipo de fuga, tal vez ocasionada por el desgaste de la llanta. Si este es tu caso, te recomendamos visitar a tu mecánico de confianza, quien puede recomendarte un cambio programado para tus neumáticos.

5. Vibración

Cuando transitamos por un terreno difícil o pedregoso, notamos cierta vibración en los neumáticos como producto de la inestabilidad. No obstante, si estamos pasando por una vía totalmente pavimentada (sin bache alguno), y notamos cierta vibración en las llantas, es una señal inequívoca de que debemos hacer un cambio. Esto se debe a que su superficie de rodamiento ha perdido estabilidad y puede tornarse peligroso, sobre todo en tiempos de lluvia.

6. Grietas

Cuando nos hemos visto afectados por un pinchazo, generalmente ha sido por grietas en nuestros neumáticos. Por lo tanto, te recomendamos inspeccionarlos con frecuencia en busca de posibles hendiduras, las cuales puedan desencadenar, según su profundidad, en un cambio de neumáticos. Sin embargo, debes tener en cuenta también el índice de desgaste, ya que, en algunas ocasiones, estas grietas son solo superficiales y tu neumático todavía está en buen estado.

TE PUEDE INTERESAR:  Las claves de la tracción delantera y trasera

Como pudiste notar, tu auto te da constantes señales sobre el cambio de neumáticos, por lo tanto, si no quieres pasar un mal rato, perder tiempo y dinero en un montallantas, te recomendamos revisarlos periódicamente en busca de alguna de las señales que te acabamos de mostrar.

Ten en cuenta que el desempeño de tus llantas también depende del buen uso que les des y del cuidado que tengas con ellas. Revisa constantemente la presión de aire y, como medida adicional, que no tengan algún objeto extraño que acelere su desgaste, como clavos o vidrios. De esta manera, podrás aprovechar tus neumáticos por cinco años o más, según las especificaciones del fabricante.