Los mitos sobre el aceite de motor son muchos y la mayoría de ellos se basan en opiniones extendidas que resultan peligrosas para el óptimo funcionamiento de los autos y la economía de sus dueños. Por ello, te invitamos a prestarle mucha atención a la siguiente información sobre las creencias más comunes que rodean los aceites.

Las 6 creencias más frecuentes acerca del aceite de motor

De seguro, habrás escuchado una buena cantidad de suposiciones que se tienen acerca del uso del aceite en los motores, sin embargo, hoy te hablaremos de las seis más importantes y frecuentes.

Primer mito: todos los aceites son iguales

Este es un aspecto que suele escucharse mucho, lo cual es una completa equivocación, ya que de manera general se pueden diferenciar estos líquidos por su tipología: minerales, sintéticos o semisintéticos.

Así mismo, el grado de viscosidad es otro diferenciador. Por ejemplo, existen aceites de 5w-30, 15w-40, 10w-40, etc. De igual modo, por las normas especificadas en cada tipo (ACEA y API) y los fabricantes.

Por último, el grado de contenido de cenizas sulfatadas también diferencia una clase de aceite de otro. De esta manera, el rendimiento que ofrece cada estándar es muy distintivo y característico en ellos.

Entonces, pensar que todos los aceites para motores son idénticos siempre será un error y en muchos casos ha dado paso al deterioro prematuro de los sistemas de muchas máquinas.

Segundo mito: los motores que hayan recorrido más de 150 000 km deben usar aceites con mayor viscosidad

De forma concisa te podemos responder que eso es una gran falsedad. Es más, hay bastantes casos en los que se han sobrepasado estos kilometrajes con el mismo grado de espesor del aceite y no se ha presentado ningún tipo de inconveniente.

En las situaciones que sí se recomienda optar por aceites más viscosos son en usos demandantes, cuando haya demasiado consumo del líquido o desgastes mecánicos. Aunque ten presente que el fluido más denso no va a solucionar el acabamiento existente, sino que solo va a reducir los problemas.

Algo muy importante que debes considerar es que para no tener que cambiar el tipo de aceite de tu motor, lo mejor es darle al coche un uso óptimo y brindarle mantenimientos continuos a lo largo de su vida.

Te recomendamos leer: Mantenimientos que puede realizar usted mismo: lo que debe saber.

Tercer mito: los aceites sintéticos solo los pueden usar autos de alta gama

Esta es una creencia que se puede descartar fácilmente mirando el manual del usuario. Es más, para modelos de vehículos base, los mismos fabricantes recomiendan el uso de aceites sintéticos, ya que a los nuevos motores se les está incorporando tecnología que permite el bajo consumo de este líquido, sin que los equipos pierdan potencia.

Cuarto mito: Si usas poco tu auto, no es necesario cambiarle el aceite

Esta es una farsa, el cambio de aceite de tu vehículo no está ligado al uso que le des, sino al kilometraje recorrido por el mismo. De hecho, los mismos fabricantes aconsejan colocar uno nuevo cada 10 000 km o un año.

Entonces, no te fíes de las jornadas de manejo que le des a tu coche para tomar la decisión de mudar el aceite, más bien hazlo teniendo en cuenta el kilometraje transitado por este.

Quinto mito: entre más aceite, mejor

Este es un precepto muy aplicado a los fluidos destinados a mejorar el rendimiento de un equipo. Así entonces se cree que, si el aceite ayuda al aparato, entre más se le agregue, mayor será el beneficio que se le otorga a la máquina.

Pero ojo, esto no sucede siempre. En el caso de los motores, estos tienen dos marcas que indican cuál es el mínimo y el máximo de aceite que se le debe incorporar en su interior. La razón por la que no se debe agregar más líquido de lo indicado es porque va a generar exceso de calor y, además, podrá salpicar hacia los cilindros. Esto provocará una mayor combustión, lo cual disminuye considerablemente la vida útil del aparato.

Sexto mito: si usas aditivos, el aceite cumplirá mejor su función

Para entender este punto, es muy importante tener en cuenta la calidad del fluido que usas. Porque, si el tipo de aceite que utilizas es de baja calidad, sí va a ser necesario que emplees aditivos. Esto en realidad no es recomendable, ya que las proporciones entre aditivo y aceite no van a ser optimizadas por expertos en la materia y, por tanto, el fluido no va a hacer su tarea al 100 %.

En cambio, los aceites de alta calidad (que son los recomendados), no necesitan aditivos, debido a que estos ya vienen con todos los complementos necesarios para optimizar el funcionamiento del fluido.

Como último consejo, te sugerimos que no prestes mayor atención a los mitos sobre el aceite para el motor de tu vehículo, debido a que muchas de esas creencias solo buscan favorecer a los talleres de mantenimiento de coches y que perjudican tu bolsillo.

TE PUEDE INTERESAR:  Carro híbrido: potencia y ahorro en dos sistemas. ¡Descúbrelo!